ReliPress | RELIGIOUS LIFE PRESS
Octubre 2015

¡Alegres y valientes para despertar al mundo!

La alegría nos permite ser expresión del amor de Dios y del amor fraterno en medio de una sociedad y cultura fragmentada.

En este Año de la Vida Consagrada han sido ya muchos los eventos, congresos, charlas, conferencias y publicaciones que se han realizado para animar a la vida religiosa y dar un aire nuevo a la vida consagrada en el mundo. Quizás muchos temas se vuelven repetitivos o pareciera que tratamos de agotar algunas expresiones y palabras que el papa Francisco ha sugerido para su celebración o que la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica (CIVCSVA) han abordado para ser una voz que aliente a los hombres y mujeres que siguen este estilo de vida particular en la Iglesia.

 Desde el primer documento de la CIVCSVA, Alegraos, se nos hace la invitación a vivir la alegría del Evangelio, a renovar la vida, a volver al amor primero del acontecimiento del encuentro personal con Jesucristo y su seguimiento desde los estilos de vida particulares de cada Congregación. Es la alegría la que da fecundidad a la vida religiosa de los hombres y mujeres que le siguen, que lo han dejado todo y que son discípulos misioneros, hombres y mujeres profetas y místicos en el mundo de hoy.

Alegría que nos motiva a estar atentos a la escucha de los clamores de vida, y nos conduce a ser expresión de la consolación de Dios para con sus hijos e hijas, con su pueblo amado, desde la vocación, desde la llamada amorosa que Dios tiene con cada uno. Él nos ha llamado para que le sigamos, aquí y ahora, y es él quien hace la obra en cada uno, quien por su iniciativa nos elige, consagra y envía a consolar a su pueblo, a anunciar la Buena Nueva, a llevar el abrazo de Dios, su misericordia, su ternura, su amor al mundo.

 La alegría nos hace cercanos a los demás, nos hace compañeros de camino, compañía para los hermanos y hermanas de comunidad y para la sociedad. La alegría nos permite ser expresión del amor de Dios y del amor fraterno en medio de una sociedad y cultura fragmentada y donde reina la individualidad y la soledad.

En un segundo documento Escrutad o Examinad, se nos ha invitado a dar pasos de conversión, es decir, a hacer un alto en el camino para dejar aquellos modelos y estructuras caducas que hoy no dicen nada, o no responden a las necesidades de la Iglesia y menos a la realidad de la vida religiosa, a dejarnos guiar por el Espíritu en el peregrinar de la vida religiosa en este cambio de época. A vivir el seguimiento de Cristo, a buscar su rostro, a dejarnos guiar por el Espíritu Santo, a vivir el amor por el Reino con fidelidad creativa y solícita laboriosidad. En este éxodo, la vida religiosa podrá hacer un balance de sus alegrías y fatigas a lo largo de su existencia. Teniendo en cuenta la atenta vigilia que nos ayudará a redescubrir la primacía del Evangelio en la vida religiosa, que nos hace profetas de la vigilancia y místicos del encuentro.

Y, finalmente, en la carta Apostólica a todos los consagrados, con ocasión del Año de la Vida Consagrada, el papa Francisco nos ha animado a mirar el pasado con gratitud, a vivir el presente con pasión y a abrazar el futuro con esperanza. Con unas expectativas muy concretas y sugerentes: «Donde hay religiosos hay alegría», «despertéis al mundo», «ser expertos en comunión», «salir de sí mismos para ir a las periferias existenciales-id al mundo entero» y  «que la vida consagrada se pregunte sobre lo que Dios y la humanidad de hoy piden».

La presente edición de la revista Vinculum desde su título: ¡Alegres y valientes para despertar al mundo! se convierte en un aporte para la reflexión, estudio y meditación de una parte de toda esa riqueza iluminadora del papa Francisco y de la Sagrada Congregación para la Vida Consagrada desde el trabajo y aporte de cada uno de los teólogos y teólogas que colaboran en este número.

En la sección Estudios, el primer artículo del hermano Álvaro Rodríguez, «Superiores para el hoy de la vida consagrada»,  fue la ponencia compartida con los superiores mayores en la Asamblea Ordinaria de la Conferencia, en el mes de mayo. En ella  da unas pistas para ejercer el servicio de la autoridad como superiores a la luz de algunos textos bíblicos, resaltando el papel del superior como animador para la comunión y misión, y su papel de liderazgo desde algunos apuntes del papa Francisco. En el segundo artículo, del padre Víctor Martínez, «La alegría de nuestra consagración. ‘Vivid alegres en el Señor por lo que sois y por lo que hacéis’» se parte de la realidad de la alegría en el hoy de la Iglesia y de la vida religiosa, resaltando algunos tópicos como la restructuración, el responder a los desafíos, el volver a las fuentes, la consagración, la fidelidad, el despertar al mundo y el ser y quehacer de la vida religiosa. En el tercer artículo, del padre Ignacio Madera, « Claves de renovación para una vida religiosa más evangélica» se presenta como síntesis algunas  claves para la renovación de la vida religiosa: evangelio, ministerio, comunidad, gratuidad, fascinación y salida. En el cuarto artículo, de la hermana Marta Inés Restrepo, «Aproximación a la vida fraterna en comunidad» se aborda, en primer lugar, la fraternidad a la luz de la experiencia de la familia, luego, se resalta la fraternidad como sacramento para la Iglesia y se hace un breve recuento de la fraternidad a la luz del Nuevo Testamento y de la experiencia de los fundadores y fundadoras, para finalizar con la espiritualidad de la fraternidad y de la amistad como expresión de sabiduría. En el quinto artículo, de la hermana Luz Marina Plata, «Año de la Vida Consagrada a la luz de la carta Apostólica a los Consagrados y de la carta circular ‘Alegraos’» hace énfasis en abrazar el futuro con esperanza, redescubrir el don profético, el ser expertos en comunión y el amor renovado que nos impulsa  a la misión. En el sexto artículo, de la hermana Ana de Dios Berdugo, «Espiritualidad misionera: un desafío de la vida consagrada hoy» a la luz de la Evangelii Gaudium y de un texto bíblico nos invita a redescubrir la espiritualidad de la misión, reconociendo los desafíos para la vida consagrada hoy. Y, finalmente, en el séptimo artículo de la hermana María Constanza Arango, «La conversión pastoral del evangelizador. Una lectura de la Evangelii Gaudium» se aborda algunos puntos importantes de la conversión pastoral desde la exhortación apostólica para pasar de la autorreferencialidad a la alegría del encuentro con Cristo, de la mundanidad espiritual al testimonio de vida donada y de la simple administración al anuncio de Jesús.

Esperamos que este número sea para nuestros lectores un insumo de reflexión, estudio, profundización y meditación en este Año de la Vida Consagrada para la renovación y conversión de sus vidas, de sus comunidades y de sus contextos misioneros y proféticos.

 

 

deja un comentario

* campo obligatorio

Vinculum

Revista de la Conferencia de Religiosos de Colombia - CRC.

continúa
boletín informativo

Suscríbirse al boletín informativo

Síguenos en..