ReliPress | RELIGIOUS LIFE PRESS
Noviembre 2016

Mensaje de la Vida Consagrada en México

Hermanas y hermanos:

La jornada de las Nuevas Generaciones de Vida Consagrada realizada en las instalaciones de la CIRM Nacional se ha llevado a cabo en las vísperas de la fiesta de Cristo Rey del universo y al final del año de la Misericordia propuesto por el Papa Francisco.

En esta jornada nos hemos encontrado alrededor de cien hermanas y hermanos de treinta congregaciones religiosas y de diversas culturas que hemos compartido en un clima de alegría y esperanza la vocación a la que Dios nos ha llamado.

Es un día en el que hemos podido reflexionar sobre nuestra identidad de consagrados y consagradas, afinando la escucha de las invitaciones de Dios en nuestro modo de ser y estar en la Iglesia para posibilitar el encuentro de hombres y mujeres dentro de la diversidad de nuestro mundo actual.

Fuimos iluminados por Jesús, luz de las nuevas generaciones y nos instó a velar por nuestra identidad como consagrados (as), en un mundo con diversidad de rasgos identitarios que nos caracterizan a los y las jóvenes que buscamos una identidad propia.

Una vez más hemos sido testigos de una realidad fundamental, Dios se nos presenta con diversos rostros (especialmente en el compromiso de tantas consagradas hoy presentes), y nos impulsa a comprender nuestra consagración a partir de los sujetos de frontera, donde la juventud se presenta también como expresión del futuro que soñamos y el que muchas veces, se opaca ante las realidades de violencia y exclusión de las que nosotros jóvenes somos testigos víctimas y a veces, victimarios.

El reino de Dios nos urge a dar respuestas desde la apropiación de nuestra vida y la entrega generosa de la misma en favor de la humanidad, sobre todo de los más necesitados de sentido.

Nos reconocemos en la necesidad de dar testimonio de una vida coherente en medio de la pluralidad de ideologías y proyectos de humanidad, donde se posibilite el diálogo entre pares. Contemplamos con gratitud las iniciativas de personas e instituciones que surgen como antorchas encendidas en medio de la crisis global, retos y heridas que apremian al mundo, en especial a nosotros los jóvenes y sobre todo a los pobres, sujetos de nuestra consagración.

Queremos ser mujeres y hombres encarnados en la historia al modo de Jesús, luz que ilumina la historia, la recrea y saca las mejores posibilidades de sus entrañas. Anhelamos la vida digna para todos, que la creación sea casa común y no un campo de guerra.

En consecuencia, queremos pronunciarnos en contra de la vida consagrada acomodada, autorreferencial, desencarnada del Dios-con-nosotros, que camina lejos de las necesidades de la humanidad, y queremos apostar por un nuevo estilo de ser y estar en las periferias existenciales desde la pasión y el compromiso cotidiano en la lucha por la paz y la justicia comenzando desde nuestros propios institutos.

Invitamos a todos y todas a llevar esta luz al seno de sus comunidades, a luchar contra el adultocentrismo, y proponer desde la caridad y opción que hemos elegido, que el poder es efectivo cuando se reparte y se hace servicio.

Enviamos este mensaje a toda la vida consagrada en la CDMX, lo hacemos en el Espiritu de aquel que nos ha ilumidado con el don de su presencia. Porque Tú, Luz, nos has revelado quienes somos, y por eso queremos ser luz.

Que el Espíritu Santo habite en nuestros corazones para que guiados bajo su inspiración extendamos el reino de Dios traducido en paz, justicia, libertad y ternura.

19 de noviembre 2016

CDMX

deja un comentario

* campo obligatorio

Informativo CIRM

Una publicación de la Conferencia de Superiores Mayores Religiosos de México

continúa
boletín informativo

Suscríbirse al boletín informativo

Síguenos en..