ReliPress | RELIGIOUS LIFE PRESS
Junio 2017

Vida Consagrada y Diálogo Ecuménico: Deber z Reto

La conmemoración de los 500 años del inicio del movimiento de Reforma protestante se convierte para la Vida Consagrada en una ocasión para reflexionar sobre la posibilidad de que su experiencia teológica y carismática sea leída como pedagogía de la actividad ecuménica.

P. Raúl Ortiz Toro

El tema específico sobre “Vida Consagrada y Diálogo Ecuménico” ha tenido una discreta importancia en el Magisterio de la Iglesia y en el desarrollo doctrinal de las Confederaciones de Religiosos a nivel mundial, aun cuando no sea así en la práctica pastoral en general.
Tan solo en el decreto Perfectae Caritatis (1965) del Concilio Vaticano II aparece una alusión al respecto, cuando en el numeral  se alienta a los Institutos al fomento de las iniciativas de la Iglesia en materia “bíblica, litúrgica, dogmática, pastoral, ecuménica, etc.”; el decreto Unitatis Redintegratio (1964), del mismo Concilio, no tocó específicamente el tema de la Vida Consagrada en el movimiento ecuménico; por su parte, en ninguno de los mensajes y homilías de las Jornadas de la Vida Consagrada, que se celebran desde 1997, se ha tenido en cuenta el tema y solamente en el Directorio para la aplicación de los principios y normas sobre Ecumenismo (1993), en los numerales 50 y 51, y en la Exhortación Apostólica Vita Consecrata, (1996), en los numerales 100 y 101, encontramos un sucinto desarrollo del asunto. Últimamente, ha resultado interesante el coloquio ecuménico con motivo del Año de la Vida Consagrada1 que evidenció su manifestación, además no solo en la tradición católica, sino en la ortodoxa, anglicana y protestante.
A pesar de que el desarrollo doctrinal no haya sido abundante, a nivel magisterial, la importancia de la Vida Consagrada para el diálogo ecuménico, se destaca en su misma teología y en su acción apostólica. El Papa Francisco, en el discurso a los participantes del coloquio mencionado, hablando de la voluntad de restablecer la unidad visible entre los cristianos, destacó que “la Vida Religiosa, que hunde sus raíces en la voluntad de Cristo y en la tradición común de la Iglesia indivisa, tiene sin duda alguna una vocación particular en la promoción de esta unidad. Por lo demás, no es una casualidad que numerosos pioneros del ecumenismo hayan sido hombres y mujeres consagrados. Aún hoy varias comunidades religiosas se dedican intensamente a dicho objetivo, y son lugares privilegiados de encuentro entre cristianos de distintas tradiciones” .
La conmemoración de los 500 años del inicio de la Reforma protestante, libre de cualquier prejuicio anacrónico, puede permitir a la Vida Consagrada la realización de una revaloración de su papel en el diálogo ecuménico; un examen de qué tanto se ha preocupado por el asunto y una reformulación de estrategias para la acción pastoral. En cuánto, en lo que concierne a la CLAR, uno de los retos que se formula en el Plan Global, hablando de la cultura del encuentro, el de dinamizar “una cultura que sabe entrar en diálogo ecuménico e interreligioso, que va más allá de los prejuicios externos e internos para fomentar una eclesiología de comunión y participación incluyente…” .

deja un comentario

* campo obligatorio

Revista CLAR

Revista de actualización, reflexión y formación teológica, dirigida especialmente a las/os religiosas/os del Continente Latinoamericano y Caribeño.

continúa
boletín informativo

Suscríbirse al boletín informativo

Síguenos en..